Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Miér Jul 13, 2016 7:20 am.
PERFIL // MP
PERFIL // MP

Don't be nasty, girl

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Invitado el Jue Mar 03, 2016 2:17 pm






P.H. – 1,550

-¿Quieres que tome el mando en el Régimen?- pregunta la pelirroja, apartándose a medias de él para sostener su mirada.  Él dice no tener ningún propósito personal, Jean estudia su gesto atentamente antes de desviar la mirada hacia el bosque, hacia la obscuridad que les rodea. Hay algo que está esperando de él, aunque no está muy segura del qué.

Aún tiene sujeto al hechicero cuando una esfera de luz se materializa entre ellos, como el pequeño corazón de un sol, luego empieza a crecer hasta envolverlos por completo en una burbuja cegadora. El mismo resplandor le impide a Phoenix ver el alcance de la misma, pero percibe en el aire el alcance del poder que está invocando Finnegan. A su mente vienen recuerdos que hasta entonces no había logrado recuperar. Recuerda que ella y Logan estuvieron a punto de morir cuando fueron arrojados sobre un meteoro contra el sol. Ella los había salvado a ambos… aunque después Phoenix se encontró con Magneto y entonces… Suelta un jadeo y niega con la cabeza. –No… - susurra. Entonces se ve a sí misma volando hacia el interior de una estrella, absorbiendo su poder, succionando el calor y la esencia de vida de aquél Sol. El mismo calor que siente ahora a su alrededor. No, no el mismo. La magia es diferente, no tiene lo que ella necesita.


“¿Por qué nos hemos demorado peleando con un mortal cuando lo que en verdad quiero es satisfacer mi hambre?” se pregunta mentalmente, mientras que el calor en torno suyo se intensifica más y más. Aunque aún no ha llegado al punto de hacerle daño.

“Por qué el hechicero puede decirnos donde esta Kal-El. Lo necesitamos.”

“Aún así ¿por qué nos detuvimos en esta tierra helada a esperar al mutante?” La luz sigue creciendo a su alrededor, pero ella no intenta huir. Hay algo que se le escapa, algo que le lleva molestando desde que regresó. Y ahora por fin esta por encontrar la respuesta. “Podríamos simplemente haber volado sin detenernos hasta el Polo Norte, encontrar la fortaleza de la soledad y…” Los ojos de Dark Phoenix brillan dorados cuando lo entiende. Sus ojos buscan nuevamente los del hechicero. –Muy lista Jean Grey.- dice sonriendo torcidamente y levantando la vista al cielo, aunque todo lo que distingue es una blancura deslumbrante. No le da tiempo de hacer nada cuando la burbuja de luz se retrae rápidamente quemando todo a su paso mientras lo hace. Dark Phoenix suelta el corazón y el cuerpo de Finnegan cuando la onda de calor mágico la golpea con toda su fuerza. Intenta cubrir se con un escudo telequinético, pero es demasiado tarde. De sus ojos y su boca salen haces de luz. –a a A A A G  G G H  H !- Su voz se quiebra en cuanto el tejido es quemado, su piel se ennegrece igual que sus venas cuando se secan al instante, sus cabellos se consumen volviéndose cenizas. El dolor que le atraviesa incinera sus terminaciones nerviosas impidiéndole sentir su cuerpo y haciéndole arquear su espalda hacia atrás en un ángulo imposible antes de caer al suelo inconsciente. La nieve incluso se ha derretido allí donde la magia del hechicero ha tocado el suelo. Los árboles aunque no se han prendido en llamas, están ennegrecidos y aunque la tormenta de nieve sigue cayendo, todo el bosque que ha resultado quemado, irradia calor. El humo se levanta silencioso, amparado por la obscuridad de la noche.

Pasan un par de momentos para que los órganos en el cuerpo incinerado de la mutante empiecen a regenerarse. El corazón es el primero en volver a latir a un ritmo doloroso, llevando sangre espesa y negra a las venas, llenando de nueva vida a los músculos, a los tejidos. Sus pechos crecen y se definen nuevamente. Los huesos se van recuperando a la par, los pulmones vuelven a su tamaño original y la mujer inhala con ansiedad, como si se hubiera estado ahogando. El humo restante dentro de ellos le hace toser un par de veces y abrir los ojos. El hechicero es muy poderoso, todo su cuerpo se siente como si hubiera sido sumergido en lava ardiente. Pero ella es huésped de la Fuerza Phoenix, ha entrado en el corazón mismo del sol y regresado para contarlo. Así que a pesar del dolor sobre humano que siente, la fuerza en su interior le impulsa a continuar.

Sus cabellos, sus pestañas, sus uñas, ya se están regenerando cuando se incorpora a medias con lentitud, sentándose sobre un costado. La tormenta de nieve continúa menor intensidad ahora, de modo que los copos caen como pequeñas plumas sobre la piel desnuda de la pelirroja. Listones de luz dorada y pequeñas esferas danzan a su alrededor, coloreando su piel negra del color del melocotón, sonrosando sus pezones, tornando sus labios rojo carmín y dando brillo a su cabello.


-…Gracias, Finnegan.- dice en voz alta cuando es capaz de encontrar su voz. –Ella está mucho más débil, yo estoy a cargo ahora.- sonríe dedicándole una mirada cómplice. Apoya ambas manos en el suelo e intenta levantarse, pero falla en el primer intento. Es hasta el segundo que sus piernas pueden sostenerle. A pesar de su desnudez, no siente frío. No de la nieve al menos. –Iré contigo… pero debes ayudarme a buscar a Kal-El. Y también… - duda un momento. –Quiero que gobiernes el Régimen junto conmigo.-

C R E D I T O S - H. B E T A N C O U R T


Última edición por Jean Grey el Jue Mar 03, 2016 9:59 pm, editado 4 veces
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Phoenix Force el Jue Mar 03, 2016 2:17 pm

El miembro 'Jean Grey' ha efectuado la acción siguiente: Dados de Pelea


#1 'Defensa' :


--------------------------------

#2 'Ataque' :


--------------------------------

#3 'Bonificaciones Cósmi' :
avatar
Mensajes : 58

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Invitado el Miér Mar 09, 2016 12:32 am

¿Había derrotado a The Phoenix? No… Eso era imposible para un mago tan limitado como yo, pero aún así el grito fue desgarrador, su carne fue destruida por completo, no era la primera vez que lo lograba, estaba esperando el golpe final, las venas de mis ojos se relajaron y mis ojos volvieron a la normalidad, de aquí en adelante mi magia no podría ser utilizada para seguir luchando o corría el riesgo de perderla para siempre, suspiré hondo esperando a que se recuperara, vendrían unas palabras de desprecio, luego se le sumarían palabras de superioridad, seguidas de palabras de destrucción y promesas de poder y terminaría con un poco de palabras de más desprecio, tenía su discurso aprendido a la perfección, la vi recuperarse, sí tan solo tuviera más fuerza, la tomaría del cuello y arrancaría la ultima esencia de su vida con mis manos desnudas. Podía hacerlo, pero algo era diferente. Una vez más era Jean Grey, por cierto no se sí podía confiar en alguna ya, pero al menos eran mejores que Kal-El, se apoyó contra mi cuerpo, aún no escuchaba bien porque estaba mareado, pero la oí decir que The Phoenix dormía y que la ayudara a buscar a Superman, sería una combinación caótica.

Su cuerpo estaba completamente al desnudo, la miré directamente y sonreí, relamí mi labio sin darme cuenta y luego suspiré… Me leía la mente ¿cierto? Negué con la cabeza y miré hacia otro lado, algo estaba mal en mi, así no pensaba yo normalmente ¿estaba recordando su beso? ¿Estaba disfrutando de verla completamente desnuda? Miré el desastre que habíamos armado y aparecí una gabardina en mi mano derecha, la abrí y la coloqué sobre su cuerpo rodeándola con mis brazos ¿tenía fuerzas para hacer una barrera mágica? No, solo podía esperar a que mis heridas se regeneraran, era lo único que podía hacer. Arranqué la poca tela que cubría mi pecho y miré a la pelirroja directamente a los ojos y esbocé una sonrisa lobuna. –¿A tu lado? Me… –Quedé en blanco porque por un momento sentí que yo no hablaba, había alguien más en mi interior ¿habría terminado de enloquecer? –Estoy dispuesto a ser tu ángel de caos, Jean… Pero no puedo gobernar a tu lado, estoy lleno de oscuridad y caos… Solo alguien como tu podría regir todo y darle un equilibrio al régimen yo solo soy una bomba de tiempo.

Le sonrío y acaricio sus cabellos rojizos para acomodarlos detrás de su oreja. –Encontrar a Kal-El no es tan difícil… New Metropolis es la cabeza del imperio, el gran emperador necesita estar en su trono 24/7. –Suspiro. –La cuestión es que el no pidió tu presencia, antes tenemos que hacer una parada poco agradable con su mejor amigo, el calvo amigable… Alexander Luthor… Será rápido, un ser despreciable, diminuto, con la capacidad de embaucar a cualquiera con sus palabras, un demagogo especialista en ello. –Cierro mi boca porque de nuevo no hablaba yo, niego con la cabeza y sonrío. –Antes tenemos que conseguirte algo de vestir, cuando mejore corporalmente apareceré ropa para ti… Estoy en una cabaña a más o menos unos cinco mil kilómetros de aquí… Sí te parece podemos aparecer allá para refugiarnos ahí por un rato.

Necesitaba investigar que estaba pasando por mi cabeza ¿qué clase de desequilibrio mental había terminado de crear en mí este combate que me llevó a los límites? ¿Sería un nuevo comienzo? Y ¿Podía confiar del todo en Jean Grey? Era igual que The Phoenix, solo que más embaucadora y mucho más misteriosa, tenía que permanecer a su lado, y no de la manera en que mi cabeza me estaba diciendo que permaneciera, su desnudez me descrestó por unos segundos, pero no podía perder la cabeza… Aunque sentía que parte de ella, accionaba por sí sola.


Última edición por Finnegan McArden el Miér Mar 09, 2016 12:36 am, editado 1 vez
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 12, 2016 1:39 pm

De pronto el hechicero es completamente vulnerable a la telepatía de Jean Grey, de alguna manera él también está desnudo ante ella. La cabeza de Finnegan bulle, no en palabras sino en sensaciones entremezcladas, que incluso lo abruman a él mismo. Tal vez en el exterior, el mortal está mal herido y casi al borde de la muerte, pero todo su interior arde con llamas obscuras que crecen y se fortalecen silenciosamente, aprovechando la debilidad del cuerpo para imponerse.

La pelirroja contiene la respiración un momento al percibir estas emociones, emociones que antes de la implosión le parecían lejanas, como un eco. Y entonces saborea el beso y la mordida de hace un momento en la mente del hechicero y no puede evitar sonreír, aunque no dice nada, pues el brusco cambio en las ondas psíquicas del otro le distrae. Ya no se trata sólo de Finnegan McArden… Él es quién la cubre con su abrigo negro y la envuelve entre sus brazos, es él quién se ofrece a Phoenix como su ángel negro, es él quién ha nacido del cuerpo quebrado del mortal. Las lágrimas de sangre, los huesos rotos y los músculos desgarrados de su cuerpo, toda la energía psíquica, psiónica y mágica que sobrecarga el ambiente; todas esas cosas juntas han sido la ofrenda, el sacrificio. Y es ése calor el que hace que Jean Grey suelte el aire que había estado conteniendo y vuelva la atención a los ojos del hechicero, quién aún aguarda una respuesta a sus palabras:


-Había olvidado lo que se siente… - agita la cabeza sobrecogida con las impresiones psíquicas que recibe del otro. -¿Alexander Luthor? ¿Él nos dará autorización para visitar a Kal-El?- frunce el ceño sin comprender. La pelirroja está más interesada en seguir los cambios en el interior de Finnegan, que en llevar la conversación. –Hay algo en ti…- Jean desliza sus manos lentamente, hasta posar sus dedos con ligereza sobre las sienes del hechicero. De esta forma le es mucho más fácil sumergirse en el caos que gobierna la mente del otro. Cierra los ojos apenas un segundo antes de apartar las manos y buscar de nuevo su mirada. Las luces doradas aun revolotean entorno a ella y ahora también alrededor del hechicero, iluminan la escena  permitiéndoles reconocerse aún en la más absoluta obscuridad de la noche. –Me pides que tome el control del Régimen… ¿en lugar de Kal-El, Evolved Wizard? ¿sugieres que debemos deshacernos de él?- sonríe lentamente, acomodando de nuevo las manos sobre sus hombros. -Crees que yo puedo traer el equilibrio que tanto se necesita, pero mira a tu alrededor- lo mira significativa.

Entonces de pronto el mundo gira y ya no se encuentran en el medio del bosque, ahora están en la cabaña que ha descrito el hechicero. Ella lo ha visto en su mente y los ha tele transportado hasta allí. La fuerza Phoenix dentro de ella esta débil, pero después de todo se trata de un ser cósmico...

La cabaña es pequeña y parece que ha sido largo tiempo desde que alguien la habitó. Algunas telarañas se acumulan en las esquinas y los muebles tienen una capa de polvo. Aún así en cuanto a ellos aparecen el fuego  de la chimenea comienza a arder como "por arte de magia" y el abrigo que llevaba Jean se ha convertido en un vestido de color negro que le llega hasta medio muslo, tiene un escote en V.
–Tú y yo somos muy parecidos... pero primero debes recuperarte.- Lo empuja por los hombros y lo hace sentarse en el borde de la cama. –Y decirme, ¿Cuánto tiempo hace que estas allí Envolved Wizard?-



C R E D I T O S - H. B E T A N C O U R T
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Invitado el Vie Abr 08, 2016 12:15 am

La pelirroja tenía una mirada penetrante, pero no aterraba, ni incomodaba, era la perfecta manera de mantenerme a la expectativa ¿qué debía decirle sobre Sups? ¿Qué no confiaba en su inestabilidad? ¿Qué para mi toda la generación de héroes y villanos era completamente inestable? ¿Qué no confiaba en nadie? Bueno, sí las cosas estaban claras ella vería todo eso en mí, yo no debía de hablar mucho, sin embargo mis labios empezaron a moverse por sí solos. –¿Luthor? Su calva soberbia solo quiere que estés de su lado, aunque también te tema por ser algo más que una simple humana, nos teme a todos los que somos superiores a los humanos, en especial a Kal porque bueno es mucho más que cualquier humano. –Sonreí. –No es autorización, solo quiere hacerte preguntas estúpidas y ver sí puede usarte. La cuestión no es deshacerse de Kal. –Cambiaba de tema rápido. –Es esperar que su actitud titubeante estalle… El mismo te pedirá tomar el control, estoy seguro de eso, causará tanto daño que alguien deberá repararlo. –No pude hablar mucho más, las heridas se curaban lentamente y yo gastaba demasiada energía, así como ponía muchas esperanzas en Jean… Pronto empecé a desear controlar mi cuerpo, pero algo más tenía el completo control de este, no era un ente ajeno, era yo… Pero no era yo.

Me robaste la idea ¿sabes? –Dije al aparecer en la cabaña. –Aún tenía algo de fuerzas para hacerlo. –Sonreí con falsa soberbia, para que luego la pelirroja me empujara contra la cama obligándome a sentarme. –¿Desde cuándo estoy? –Incliné mi cabeza para mirarla de arriba hacia abajo y sonreí con malicia, miré mi apariencia y solo sonreí una vez más… Debía de cuidar mis palabras, sí tuviese el completo control, ahora era como una lluvia de ideas estúpidas fluyendo. –Sería difícil decirlo y no soy el único que necesita descansar, estás viva porque eres especial… Bueno volvamos a la pregunta que incluso yo mismo me estaría preguntando en este momento. –Muevo los dedos índice y corazón simulando unas comillas al decir la palabra “yo” y me cruzo de brazos. –Yo estoy desde el principio de los tiempos de esta mente, siempre he estado aquí, crecimos juntos, disfrutamos de asesinar a mucho de nuestros compañeros en la torre, disfrutamos de perder la virginidad con la pelinegra y mucho más cuando descubrimos que era nuestra hermana de sangre, disfrutamos de asesinar a nuestra madre y luego disfrutamos de asesinar a nuestros hermanos y compañeros de los caballeros negros. –Me levanté y volví a aparecer mi gabardina negra sobre mi cuerpo. –Pero la diferencia entre él y yo es que yo lo acepté, y lo acogí… ¿En qué sentido? Que no temo aceptarlo que disfrute cada una de esas cosas, el lo toma como el deber que debía de hacer. –Muevo un viejo florero y lo estrello contra la pared y miro de nuevo a la pelirroja. –Eso que hice lo hicimos los dos, pero yo acepto que lo hice por gusto, el se escuda en que es un deber… Entonces algo en ti, lo cual todos sabemos que es y que a ambos nos calienta los huesos y nos hace desear saber más de ti, me obligó a separarme.

¿Qué diablos estaba haciendo? ¿Alguien podría detenerme? Me acerqué a la pelirroja y pegué mi frente a la ajena enfoqué mis ojos en los ajenos e hice un contorno de sus laterales y sus caderas sin tocarla con las manos para terminar cruzándolas detrás de mi cuerpo, suspiré hondo e incliné la cabeza hacia un lado. –Me obligo a moverme por propia voluntad, porque alguien en este cuerpo debe de aceptar muchas cosas y entre esas es que te deseamos, solo que ahora mismo solo yo lo acepto y él prefiere mantener la distancia para no estallar o en una lucha o en algo más. –Me encojo de hombros y me vuelvo a sentar. –¿Eso responde a tu pregunta? Tenemos un ego enorme, podemos hablar de nosotros por días… Pero yo quiero saber que tienes en tu cabeza… No tengo esa habilidad como tu… Incluso considero que tu pregunta es simplemente para escuchar con tus oídos lo que puedes oír con tu mente, dos personas… Un cuerpo… Las mismas pasiones… Dos diferentes reacciones. –Ok, tenía que aceptar algo… Sí era yo el que hablaba.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 9:07 pm

Las frentes de ambos descansan una sobre la otra por un momento, pero él no tiene idea de lo extremadamente sencillo e inevitable que es para Jean Grey perderse en las profundidades de la mente ajena a esa distancia. Casi es una invitación.

Ella contiene el aire inconscientemente y cuando sus ojos se abren buscando los otros, hay pequeños vetas del color del ónice dibujados en su iris, ensombreciéndolos a medias. Después él se aparta y las sombras se atenúan, aunque no se desvanecen por completo.


-Yo… no quiero descansar.- admite abrazándose a sí misma y desviando su atención hacia el fuego de la chimenea que se encoge y crece sobre sí mismo, que gime mientras devora la madera con sus lenguas informes. –A veces me hace falta, escuchar lo que piensa una persona en voz alta.- murmura observando rostros y formas muy familiares aparecer en las flamas. Casi puede escuchar sus voces, llamándola. Agita la cabeza para deshacerse de esos pensamientos y es entonces que recuerda que Envolved Wizard aún espera su respuesta. La pelirroja sonríe con cierta nostalgia, tomando asiento a su lado. –Ten cuidado con lo que deseas. Yo no puedo decirte lo que hay aquí.- advierte con suavidad, posando los dedos índice y medio sobre su sien. –Además hay muchas cosas que no alcanzo a entender del todo. Hace un tiempo ya desde la última vez que pude sentir...- desliza su mano por su propia mejilla en una caricia. –Que fui capaz de hablar y pensar… existir. Es como ir a dormir una noche y luego al abrir los ojos, encontraras que el mundo ha cambiado, que el tiempo ha pasado y aquellos a los que conoces y amas han seguido sus vidas… Te recuerdan sí, pero… - frunce el ceño. –Hay huecos en mi mente y también está el… - acomoda un mechón de cabello tras su oído dejando la frase en el aire. –No es la primera vez que sucede, pero cada vez es diferente… es- Respira profundo dejándose caer del todo en la cama. Sus cabellos rojos se esparcen en un abanico que contrasta contra los colores obscuros del vestido y de la manta medio raída que cubre el colchón. –Tal vez sólo debería dejarte ver dentro de mi cabeza, así podrías… - niega, los ojos de la mutante están fijos en el techo. –Podría prestarte mi habilidad, dejarte “escuchar” lo que hay en mi mente del mismo modo que lo hago yo ahora contigo, pero eso… eso terminaría de quebrarte- sonríe con cierta malicia. –Por algún tiempo al menos, sólo existiría Envolved Wizard, Finnegan estaría sometido a tu voluntad… y si tu obscuridad se fortalece entonces… - se muerde el labio dejando una vez más el resto de su oración a interpretación del hechicero. –Deberías alejarte de mí Cuervo de la Tormenta, mientras aún seas libre… -



C R E D I T O S - H. B E T A N C O U R T
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't be nasty, girl

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.